lunes, diciembre 03, 2007

La inconveniencia de ser buena gente.

Hace mucho, hubo un tiempo en que no me importaba mucho la demás gente que estaba a mi alrededor. No me interesaba sus sentimientos, sus preocupaciones, sus problemas y por tanto no acudían a mi ni para consuelo, ni mucho menos para pedir ayuda.

Después de unos años y gracias a las amistades que tengo nuevamente me empezó a interesar la gente y siempre trataba de encontrar la forma de ayudarlas. Ya sea con mi tiempo, esfuerzo o en los últimos años, con dinero.

Llegó un tiempo en que ya no podía ayudar con tiempo porque el trabajo y la maestría me absorbía todo el tiempo del día. Por lo tanto lo único que podía ayudar era con dinero. Si algún amigo o aveces hasta algún conocido necesitaba dinero y me pedía prestado, pues le prestaba sin ningún compromiso mas que el de que me pagara cuando pudiera, cuando su situación se mejorara.



Yo no sé que chingados tiene la pinche gente que cuando uno dice la expresión “hay me pagas cuando puedas” como que entiende que yo digo “ya no me los pagues”. La gente cree que la forma de ayudarlos es que yo les regale el dinero que a mi me costó desvelos y privarme de ver amigos y familia; creen que tengo demasiado dinero y que casi es mi obligación no pedir de vuelta ese dinero. Mucha gente me debe dinero porque siempre estuve dispuesto a ayudarles con lo único que podía ofrecer de ayuda, pero ahora que ya necesito ya de mi dinero y ven que no estoy trabajando, cuando les cobro... hasta les cae de extraño, digo, son como 4 o 5 años los que les presté el dinero y no me digan de que en esos años nunca lograron juntar esa cantidad de dinero para pagarme!... Chingá!.. si hasta de plano les dije que me dieran lo que pudieran, no les exigía todo y aun así se atreven a contestar “es que yo no tengo ni para mis chicles”

Pero eso si, pinche gente si tiene dinero para salir a sus pinches antros cada viernes, o para gastarlos al boliche o billar, pero no para pagar!!... Luego porqué a uno le dan ganas de contratar mafiosos para que les vayan a cobrar el dinero, parece que la pinche gente lo que necesita siempre es que se les lastime o se les amenace de muerte para que ahora si consideren dar de vuelta el dinero. Ahora comprendo a la gente rica que no quiere prestar su dinero así como así.. porque la gente por mas que diga que según uno es el amigo nada mas no hace el esfuerzo por pagar.

Es otra cosa que en esta etapa de mis vacaciones ya aprendí... ya volveré a no preocuparme de los problemas de los demás. Sobre todo ya localicé a la gente que no me paga y JAMÁS le volveré a prestar así tengan deudas hasta el cuello y les quieten la casa o les hagan lo que les hagan. Ha quedado demostrado que ellos nada mas ven por ellos mismos y no son como yo lo era (porque creo no lo volveré a ser) de que se preocupan por los problemas de los demás.

En esta época sé bien quienes son mis verdaderos amigos que lo puedo contar con los dedos de las manos, sobre todos aquellos que hicieron lo posible por pagarme porque comprenden la situación en la que estoy. Los demás ya no tendrán mi apoyo incondicional.

Ahora ya no me importará tanto la demás gente, antes no sabía de todas las broncas ni me sentía comprometido en ofrecer ayuda, tenía menos preocupaciones y creo que me sentía a gusto. Ya quiero tener esa sensación de nuevo; ya con mis propios problemas tengo como para ver por los demás y sobre todo de aquella gente que no me apoya de la misma manera.

2 comentarios:

Noesh dijo...

Y recuerda... primero TU , luego Tu y luego Tu ,luego tus amigos verdaderos y los demas que son sanguijuelas que chinguen a su madre :)

Asi son las cosas.

Suerte!!!

Cuervo del D.F. dijo...

asi es... jaja.. sanguijuelas... esa es la palabra correcta.. gracias noesh!!