jueves, enero 31, 2008

Cuando se aprecia más lo que uno tiene.

En muchas ocasiones hemos visto como mucha gente, sobre todo acá en México, se dá por ser muy intolerante, déspota y si tiene algún poco de poder, por mínimo que sea, casi inmediatamente comienza el abuso de poder. Sobre todo a muchos fresas que sienten que nadie los merece y creen que tiene el derecho de humillar a los demás además de sentirse superiores a todos. Este tipo de gente aveces necesita lecciones de humildad, la vida dá esas lecciones pero parece que no son suficientes para que la gente entre en conciencia de lo que son sus actitudes para con los demás.

Cuando se visita seguido un hospital, comienzas a valorar más lo que tienes y lo que desaprovechas, además que te haces más humilde con la demás gente. A los doctores pues ya los capacitan en ver todo eso y para ellos es un trabajo tan normal ver la situación de las personas enfermas. Pero para la gente que casi no ha tenido contacto con sangre (mas que cuando nos caíamos o nos raspábamos de niños) es impresionante las cosas que uno puede ver en un hospital.

Esta situación solo empieza para mi.. pero ayer fué de estar casi todo el día en el Hospital Juárez. Cuando uno vé gente mayor, de la tercera edad con los sueros, otros aparatos en las camillas y atravesando los pasillos del hospital pues uno piensa que la mayoría estaremos así cuando estemos viejos. Que ellos, como sea ya han vivido mucho, han gozado borracheras, salido con mujeres, nadado en playas, resuelto problemas en la vida, etc. Pero cuando uno vé personas no mayores a los 25 años en estados muy críticos es cuando comenzamos a pensar en lo que tenemos como organismo y tomamos conciencia de que hay que cuidarlo y sobre todo aprovecharlo.

Ayer me toco ver en el área de endoscopía a un muchacho de no mas de 25 años... y eso es mucho considerando que cualquier ingreso a hospital hace que uno envejezca rápidamente. Pero de plano sentado en silla de ruedas, ya que el caminar le es imposible por la cantidad de sondas, catéteres y tubos que salían y entraban a su cuerpo. Totalmente rapado y lo peor era un tubo que salía en su garganta que hacía que aveces se ahogaba y tenía que abrir mucho la boca para poder normalizar su respiración. Lógicamente con ese tubo no había posibilidad de hablar.

Para mi como hombre es difícil decir que otro hombre es o no es guapo, pero puedo decir que él no era nada feo; es decir que en vez de estar estudiando, los perros a una vieja, saliendo de borracho, ir a bailes y tener sexo, no puede y en vez de eso se ahoga, tiene dolores, no puede ni hablar ni caminar y tiene que ir frecuentemente al hospital.

Creo que mucha gente debería hacer servicio social o humanitario o de voluntarios a hospitales, así valoraríamos más lo que tenemos y nos haríamos mucho más humildes.

3 comentarios:

Lucrecia Dungeon dijo...

Es cierto uno no aprecia lo que uno tiene hasta que lo ve perdido, ven y peirde tu libertad conmigo y de eso no te arrepentirás...

XXX LUcrecia

Mariana dijo...

[jaja, esto por el comentario anterior]

Caray, aunque suene aun mas trillado, pero casi nunca tomamos en cuenta a todas las personas que hay a nuestro alrededor, ya sean amigos, familia, etc, yo ando abrazando y sonriendo a cuantos se me pongan en frente, bueno, mas sonrisas que abrazos.

Abrazo!

blumun dijo...

Supongo que tienes razón. No nos queremos enterar del sufrimiento de la gente, por comodidad egoista. Y una buena propuesta es la tuya, ayudar como podamos a los que nos necesitan.
Saludos.