miércoles, abril 08, 2009

A correr y cenando cerveza.

En París, en la Gare du Nord (estación del norte) ya me tocó preguntar mejor como era la mecánica de los pases del tren que ya teníamos; había leído que teníamos que reservar, pero aun no estaba seguro. Nos dijeron que ya no había asientos disponibles para el tren directo para Bruselas. El plan original era llegar a esa ciudad y luego tomar otro tren para Brujas. Pero ya me explicó que podíamos tomar uno para la ciudad de Lillie, después transbordar y tomar otro para Bruselas y posteriormente tomar otro para Brujas.

Nos advirtió que para trasbordar en Lillie deberíamos cambiarnos de estación de trenes que queda cerca, algo así como la distancia equivalente al metro allende y el zócalo en el DF. Y el trasborde debía ser rápido porque teníamos solo 10 minutos en llegar, caminar y trasbordar. Finalmente nos subimos por primera vez a un tren de alta velocidad en Europa y como ya eran las prisas, pues nos metimos a cualquier vagón antes de que nos dejaran abajo, dentro del tren tuvimos que caminar a lo largo de éste para poder encontrar nuestros asientos.

Dentro de los preparativos, una parte importante era localizar una mochila adecuada para cargar nuestras cosas, Yo escogí una mochila típica de mochilero, pero chida. Los demás pareció que se uniformaron de mochilas porque adquirieron una cuadrada pero con rueditas nada más por que se veía más "nice". Pues a la hora del trasborde, el tren llegó 5 minutos tarde y entonces solo teníamos 5 minutos para llegar al otro tren, así que bajando y en chinga a correr!. Mi mochila la cargué muy bien y no se me dificultó mucho, pesaba 15 kilos y era la mas ligera, los demás de plano pasaban los 20 kilos y el de otro cuate pesó en el aeropuerto los 25.6 kilos! My estorbosas a pesar de sus pinches rueditas. Así que fue nuestra primera experiencia en correr con ese peso, esto se repetiría muchas veces.

Finalmente llegamos a Brujas, aproximadamente a las 9pm. En lo que llegamos al hostal (era el único hostal que nos quedaríamos en todo el viaje) y nos dieron el cuarto, tardamos una hora. Después de tener toda la tarde sin comer corriendo, necesitábamos alimentarnos, pero lástima a esa hora ya no había nada abierto!!.. no nos quedó de otra que ir al bar y comenzar a "alimentarnos" con pura cerveza local.

En mi vida había probado una cerveza igual a la que había ahí. Realmente un sabor supremo que no tiene ni comparación a ninguna otra cerveza que he probado en cualquier otro lugar. Eran de distintos sabores, pero deliciosas.. Yo creo que cuando regrese algún día para allá, el destino obligado es ese bar para volver a disfrutar el sabor de cada cerveza, que hasta la servían en distintas formas de tarros según el tipo de cerveza que pedías. Había sabor normal, normal espesa, normal oscura, durazno, naranja, ciruela, chocolate y muchas más, eran como 25 distintas variedades.

Lógicamente sin comer y tomando pura cerveza, pues caímos pronto y a dormir, no sin antes espiar un poco a unas güeras del cuarto de a lado que igual se emborracharon y sin pudor, se cambiaban de ropa sin notar que había una ventana que daba a nuestro cuarto y veíamos todo. :-D

1 comentario:

Pleia dijo...

Bueno,,... cerveza y taco de ojo, ja,ja,ja,ja, comida completa, no?
ji,ji