domingo, abril 12, 2009

En Brujas.

Hora de levantarse y desayunar. Como era un hostal, no había baño propio en el cuarto, si no que había que caminar hasta las regaderas. Pero cada regadera tenía su puerta y todo para tener privacidad. Pues para mi no hubo problema, no puedo pasar un día sin bañarme. Pero para uno de mis amigos sí. El puerco no quiso bañarse.

Afortunadamente ahora no perdimos tanto tiempo buscando dónde desayunar ya que el hostal incluía el desayuno y por fin mis amigos se dieron cuenta de lo que era un hostal y no hoteles caros que nada mas nos hacían perder el tiempo.

Comenzamos a caminar por los calles de Brujas. Realmente parecíamos viles hobbits en tierra del elfos. No podía creer la cantidad de mujeres guapísimas que había en la ciudad. Parecía que estábamos listos para excess.





Pero prácticamente caminábamos en una ciudad de modelos, las que paseaban en las calles, las que conducían los autobuses, hasta las mujeres policías estaban demasiado guapas. De repente caí en cuenta que parecíamos perritos en carnicería. De todo lo que recorrí del viaje, creo que esa fue la ciudad donde más mujeres hermosas vi; si viviera yo ahí, así como estoy de feo de jodido tendría a una que acá se consideraría muy “popular” en una preparatoria.

Bueno.. en que iba? Ah sí.. caminábamos por la ciudad conociendo sus canales y viendo la arquitectura (ajá), conocimos y vimos la iglesia que supuestamente tiene en un tubo la sangre de cristo (no me pregunten mas, eso es lo que ellos dicen) . Pasamos por la calle principal de comercio y también lo que hacen muy bien son los chocolates. Riquísimos que de igual forma no había probado antes un sabor así en chocolates. Comí tantos que al otro día me dio un poco de diarrea :-s




Finalmente, para terminar el día, de comida nos compramos unas papas a la francesa (que también dicen ellos que Bélgica fueron los verdaderos inventores de ese tipo de papas) y nos sirvieron una cantidad enorme de papas, solo con el detalle que por allá le ponen mayonesa y no catsup.





Para terminar, me tomé nuevamente dos cervezas como despedida de esa ciudad paradisiaca y nos dispusimos a viajar a Amsterdam para pasar los días “santos” en esa ciudad del “pecado”.

Llegamos a Amsterdam al hotel por ahí de las 7:00pm y nuevamente nos dimos cuanta que nuestro amigo por querer agarrar hotel, pidió uno que estaba mas cerca del aeropuerto que de la ciudad. Teníamos que tomar un autobús del hotel al aeropuerto y posteriormente el tren para llegar a la ciudad.

Por fin nuestro amigo que no se bañó, de plano lo obligamos a que lo hiciera porque de plano ya apestaba. Antes de dar nuestra vuelta fugaz de noche por aquella ciudad.

3 comentarios:

Noesh dijo...

Yo digo que...quiero ir.

Y que me gustan los posts de tu viaje.

Y que yo desde que entre a la prepa, le pongo mayonesa a las papas :P

Cuervo del D.F. dijo...

Jaja... Yo había escuchado algo de eso y creo que alguna vez también le ponía mayonesa.. :-)

Saludos Noesh!! :-)

Pleia dijo...

iak,... ya me imagino como habría de oler tu amigo, ja,ja,ja,ja.

Lo de las papas se me antojo muchisimo, uuufff... tengo hambre!