jueves, abril 02, 2009

Un viaje a Europa (el comienzo).

Pues a comenzar, espero tener tiempo para escribir esta serie de post en la saga que durará más de un mes.

Aun recuerdo que hace dos años, estaba ya preparado para emprender el máximo viaje en mi vida, todo surgió hace como 3 años con una idea surgida en el Messenger con un amigo. Irnos de vacaciones a algún lugar lejano y chingón, en mi caso nunca había tenido la oportunidad de salir del país así que en aquel entonces con mi estrés al tope y enojos por injusticias cometidas en esos entonces en mi trabajo, de plano decidí que empezaríamos a organizar con los demás amigos de la Universidad un viaje que debería marcarnos a todos. Un viaje a Europa.

Comenzamos a proponer a los demás la idea y nos pusimos un plazo de un año para cumplir con esto, así dábamos tiempo a todos de juntar dinero y solicitar vacaciones en sus respectivos trabajos en las fechas propuestas. Mientras comenzamos a lanzar ideas entre todos de los lugares que nos gustarían visitar. Poco a poco esa lista se fue depurando, ciudades domo Moscú, Praga, Budapest y Lisboa fueron descartadas por lo complicado que resultaría la logística para los traslados y el tiempo que tendríamos. Para dos de mis amigos, solo consiguieron 2 semanas de vacaciones, así que para ellos tendríamos que ajustaros a los destinos prioritarios que todos coincidíamos en esas dos semanas (lógicamente, al ser puros hombres, Amsterdam estaba como prioridad), después otros dos amigos tenían solo otra semana adicional de vacaciones y por último quedaría yo solo para visitar los lugares que me llaman la atención a mi y solo a mi.

Mi plan desde hace tres años fue renunciar de mi trabajo, esa era la única forma de tener vacaciones que, desde hace como 4 años no me habían dado. Además de ahorrar, invertí en aquel entonces en acciones en Vitro que me dio muy buenas utilidades, suficientes para los pasajes de avión y de tren. Mi plan fue que regresando, al no tener trabajo, comenzaría a hacer todos mis pendientes que no había hecho por falta de tiempo.

Me informé, compre el libro de Lonely Planet (excelente, lo recomiendo para cualquiera que quiera irse para allá), investigué rutas y horarios, hicimos reservaciones a los lugares a visitar ya que iríamos en las dos semanas de temporada alta que era Semana santa y hasta me metí a aprender francés para defenderme allá con ese idioma y gozar aún mas la estancia en el viejo continente.

La ruta a recorrer para las primeras tres semanas era:

Paris - Brujas - Ámsterdam - Munich - Venecia - Florencia - Roma - Niza - Barcelona - Madrid


Hace dos años, salía nuestro avión a las 6:30pm rumbo a Paris. Nadie sabía lo que nos depararía aquel viaje.

2 comentarios:

Pleia dijo...

que immpresión !
renunciar para irse de viaje como dios manda....
Me encantaría poder hacer eso...Pero tengo taaaantas deudasss

Cuervo del D.F. dijo...

Sip.. efectivamente yo lo primero que hago es no endeudarme de más. No tengo carro del año y otras cosas; pero tengo la tranquilidad de poder renunciar cuando yo quiera o que me corran sin que me afecte.