lunes, abril 13, 2009

Viajando en Amsterdam (parte 1).

La noche anterior fuimos dar una vuelta pequeña porque no nos aguantábamos las ganas e conocer el barrio rojo. Y Fue visita rápida porque ya se hacía de noche.. así que pues preferimos esperar al siguiente día para disfrutarla a plenitud.

El hotel incluía desayuno buffet. Así que de plano aprovechamos ya que la comida en la calle era muy cara (un vil hotdog podía costar hasta 3.50 euros). Una vez comidos, bañados y arreglados, nos trasladamos nuevamente a la capital, parte de la mañana caminamos por sus calles y canales.



Comprobamos que ese realmente un mundo diferente, donde las chicas super guapas, güeras, ojo azul o gris y elegantes andaban en bicicletas como medio de trasporte común sin que les quitara belleza ni posición social. Debido a que eran los días de más gente en semana santa, no pudimos entrar a la casa de Ana Frank. Pero si tuvimos humor de hacer cola para entrar al “Heineken Experience” que es como un museo temático de la famosa cerveza. La entrada incluye dos tarros de cerveza. Primero nos pasaron material audiovisual y enseguida vimos en su museo el diseño de las botellas, desde la primera a la actual. Después nos subieron a una simulación de carreta donde según teníamos que repartir la cerveza a las tiendas en Amsterdam. Posteriormente nos pasaron al bar a tomar la primera cerveza. Muy chingón todo porque ahí convives con gente de muchas nacionalidades para cotorrear. Después nos pasaron a los alambiques, muchas cosas para divertirnos y finalmente la otra cerveza, que es el final del recorrido, nos la sirven en medio de una fiesta con baile y música y güeras buenísimas que nos sacaron a bailar, las chavas de otras nacionalidades le entran al desmadre muy bien y con bailes sugerentes. Nada más nos dejaron muy calientitos para seguirla en el barrio rojo.



Lo que nos sorprendió al principio de las calles son sus baños públicos. Son como un mingitorio que tiene un inche hoyito donde solo es para depositar ahí la orina, pero a la vista de todos!!! De plano es como si vieras un mingitorio pegado en la pared en cualquier esquina de alguna calle transitada. Pues al principio uno tiene pudor… pero ya con tanta cerveza tomando en las calles y sin tener un baño.. ya se te quita la pena.

El plan original era: Tomar, Ir con las que están en los mostradores, pagar 50 euros (que eso cobran) por estar con una y luego ya ir a “pachequearnos” por primera vez en nuestras vidas para ya descansar. Pues no!!!.. Como era muy temprano, no había tantas chicas así que decidieron “pachequearnos” primero para luego ya más de noche encontrar y elegir a alguna (la mayoría estaban excelentes). Mi intención era de plano vivir lo no me ha tocado vivir y dudo mucho que lo viviera. Meterme con dos al mismo tiempo (que cobraban 100 euros) y ya las había localizado, dos güeras que parecían modelos.

Pues pasamos primero al Bulldog, llegando y luego luego se huele el ambiente, muy contrastante a lo que uno está acostumbrado, ya que ahí van muchos chavos y no tan chavos de plano solo a comprar la marihuana, chavas muy bien y muy guapas y elegantes haciéndose su cigarrote y fumando ahí dentro como si nada. La carta no es de comidas, si no de tipos de hierba que ofrecen donde especifican los lugares de origen y efectos producidos. Nosotros como completos novatos en eso pues elegimos unos cigarritos prefabricados listos para encender y fumar. Todos mis amigos se vieron muy putos y ya no quisieron entrarle. Solo otro cuate y yo nos animamos y los demás como pendejos nada mas viéndonos. Yo pues solo para probar y tratar de comprender el porqué eso es lo que mueve tantos millones de dólares y cuesta tantas vidas y tanta inestabilidad en nuestro México.

A la tercera parte del cigarrito, los efectos comenzaron a aparecer…

(continuará...)

1 comentario:

Pleia dijo...

un menú para seleccionar con que te quieres drogar.... que pacheco me cae !