lunes, abril 20, 2009

Viajando en Amsterdan (parte 2)

Me daba cuenta que mi cuate ni le estaba fumando bien, a mi ya de plano me valió que estuvieran en ese lugar haciendo el ridículo nada mas viéndome a lo que yo si me atrevía a hacer y experimentar.. todo sea por la ciencia! ;-)

Lo bueno que frente a mi había un grupito de amigos, con las chavitas muy bonitas haciéndose su cigarro, ellos si compraron hierba suelta, derepente comencé a sentirme medio pesado y la visión comenzó a alterarse, las cosas las veía mas o menos como la siguiente imagen.


Nada mas quitándole lo colores rosas, pero esa visión era muy similar. Después sentí una como especie de hinchazón en el cerebro además de sentirme completamente seco, no es como el alcohol que constantemente estas "difuso" pero hidratado. Con esto me sentía como si no tuviera gota de agua. Creo que me quedé completamente quieto para estudiar todas esas sensaciones y llegó la etapa de ignorar todo a mi alrededor. Me llegan "flashazos" de haber visto a las chicas de enfrente sacar cocaína y probarla, cosa que es muy difícil porque eso si está prohibido en esos lugares. Perdí la noción del tiempo porque derepente sentí como me sacudieron mis amigos para que les dijera que mas íbamos a hacer. Ya era da noche y ellos ya querían ir a ver las "vitrinas". Sabían que yo ya estaba muy mal pero igual para no verme mala onda y con el riesgo de mal viajarme, les dije que ya saliéramos de ahí. Al levantarme comprendí el porqué dicen que uno vuela, efectivamente esa sensación es debida a que se adormecen las extremidades, los brazos y las piernas se sentían como cuando se duermen y no sientes ni lo que pisas ni lo que tocas. Cuando superman vuela pues igual no siente que los pies ni sus manos tocan nada.

Salimos de ahí y yo como pude traté de poner orden a mi cerebro, cosa que ya domino con el alcohol, pero con l marihuana no sabía ni como. Ya afuera había muchísima gente, apenas se podía caminar con fluidez y dimos muchas vueltas a la zona roja para que nos metiéramos a las famosas "vitrinas", mis cuates tenía que escoger, yo ya sabía con cuales, nada mas era esperar a que se me bajara estas sensaciones para estar lúcido y poder disfrutar mas.

En esa época, en esa zona y con la cantidad de gente, es normal encontrarse con ebrios y marihuanos caminando en la calle, pero lo que está prohibido es vender drogas más fuertes como lo es la cocaína, pero esa prohibición es similar a la que tenemos acá con los discos piratas. Todo mundo sabe que es ilegal pero muchos la venden en la calle. Así es allá en Ámsterdam a esas horas de la noche, al pasar de plano había tipos ofreciendo y pregonando las palabras "Coca, coca, coca!!". Por los efectos de lo que había fumado, esas palabras retumbaron en mi cerebro haciéndose como campanadas, sentí como se movía toda mi masa encefálica y hasta parte de mi subconsciente me decía que pues ya de una vez también la probara; por la intensidad que llegó la frecuenta de voz de ese tipo con esas palabras a mis oídos. En ese momento comprendí el porqué muchos no pueden salir del vicio, una droga hace que pruebas otras si solo dan un pequeño empujoncito y no tienes la suficiente fuerza de voluntad para rechazarlo. Pude entrar en razo y lógicamente no la compre.. solo diciéndole al tipo "Coca?.. pues déme una de 1 litro".




Comencé a mal viajarme, de repente sentí que todo mundo me volteaba a ver, primero así como que con admiración y extrañeza pero poco después veía que se reían, como si se estuvieran contando secretos de mi y se burlaban.. Malditos.. todo mundo comenzó a reírse y burlarse de mi.. no comprendía porqué.. muy probablemente por mi estado por aquel cigarro que no podía ni caminar bien, no tenía ya una clara noción del tiempo. Hasta las putas de las vitrinas veía que se reían de mi. De repente, sentí como mis amigos me jalaban, me despertaron de ese alucín preguntándome que a dónde iba? Me dí cuenta que ya nada mas caminaba sin rumbo.

Una vez que cada uno había escogido a qué vitrina meterse, pues comenzamos a la espera, yo ya me comenzaba a calmar, no íbamos a meternos al mismo tiempo con su respectiva vitrina, sino que esperaríamos afuera, ya saben, siempre la desconfianza por vivir en el DF. Uno de mis amigos se metió y después salió.. a pesar de que yo no tenía muy claro la noción del tiempo, supe que ese wey no se había tardado casi nada, y efectivamente todos comenzaron a reír porque solo tardó 10 minutos!!!.. o sea.. 50 euros en 10 minutos!!!.

Así fueron metiéndose y pues ya tocaba mi turno con esas dos que estaban dentro de la vitrina…

(continuará…)

1 comentario:

Pleia dijo...

pues que buen viaje, ja,ja,ja