lunes, junio 15, 2009

De la Ciudad del Arte a la Ciudad Imperial.

Como en todos los lugares en donde habíamos visitado, siempre queda la sensación de haber estado más tiempo para visitar mas los lugares que ofrece cada ciudad y conocer gente y echar más desmadre y todo, pero el tiempo lo teníamos muy escaso y era hora de salir, por la tarde, rumbo a Roma.

En la mañana visitamos la Galería de Uffizi, ya creo que tres de mis amigos de plano ya no querían saber ya nada de arte, Un cuate y yo íbamos a conocer todo lo que pudiéramos conocer. Aunque por las prisas visitamos el museo a paso veloz, nos tomamos el tiempo necesario por lo menos para ver aquellas pinturas representativas. Sobre todo la del Nacimiento de la Venus.

Al salir, paseamos un rato por la plaza en donde fueron filmadas las escenas principales de la película de "Hannibal". Tuvimos la oportunidad de ver un baile de ballet, así como en México es lo clásico ver los bailes regionales en lugares turísticos, allá pues es el ballet y con muchachitas muy bonitas.



Después de ver ese espectáculo de belleza y clase (y también de ver el ballet) nos dirigimos a la estación de trenes para despedirnos de esa ciudad del arte y dirigirnos a Roma. Por primea vez, nos tocó un retraso en la hora de salida de los trenes; no sé que pasó pero todos los trenes estaban retrasados en todos los horarios, solo algunos de mis amigos se sentaron en el piso y en los 45 minutos que nos tocó esperar, fueron suficientes para que de plano se durmieran en el suelo.

La evidencia del cansancio era más descarado, sobre todo ya notaba que habíamos adelgazado al menos dos tallas. Ese sí es un método efectivo en donde cualquier cosa para comer te cuesta mucho dinero y ya dejas de comer cochinadas. Quizá una de las razones del porqué México es el país donde hay mucha obesidad es que hay comida muy barata y de antojos en todos lados (tacos, hot dogs, hamburguesas, etc).



Tiempo después subimos al tren y nos dirigimos a Roma. Una vez llegando, en la tarde-noche solo teníamos planeado visitar la Fontana di Trevi que como ya era costumbre, el hotel se reservó algo lejos y para caminar toda esa distancia hacía que nos agotáramos cada vez mas. Lo bueno que yo llevaba el libro de los mapas y así dábamos a cada lugar. Los demás de plano ya ni se preocupaban en dónde estaban y solo seguían lo que yo decía.



Noté que los conductores de la ciudad de Roma son peores que los de cualquier otra parte que he visitado. Mucho peor que los del DF y aún peor (aunque parezca increíble) que los conductores queretanos. Esos si te avientan el carro y casi ni pelan al peatón y las luces de los semáforos. Había que estar muy a las vivas de las intersecciones y al pasar la calle.

Compramos unas botellas de vino y nos la tomamos en el hotel. Eran los últimos días de que dos amigos nuestros estaban acompañándonos en ese viaje. Ellos se regresarían en dos días y solo quedaríamos tres continuando el viaje.

2 comentarios:

Pleia dijo...

Después de ver ese espectáculo de belleza y clase (y también de ver el ballet) ?"?"?", ja,ja,ja, que bueno que lo aclaraste...

Y peor que un conductor de Querétaro. Me he dado cuenta que son medio tontis pa manejar...creen que son los unicos en la calle, ni siquiera se dan cuenta que hubieran podido causar un desmadre, ja,ja,ja. O te refieres a lo salvaje?, más bien yo diría que son muuuy, pero muuuuy distraidos aqui en queretaro.

Cuervo del D.F. dijo...

Jaja.. si.. acá como que no saben para qué sirven los espejos ni mucho menos las direccionales. Allá es igual pero a la mala, no se fijan pero conducen mucho más rápido, lo cual lo hace mas peligroso.