jueves, julio 02, 2009

Madrid. Encontrando las igualdades.


La noche no estuvo bien dentro del tren, nos despertábamos a cada rato por la cantidad frecuente de paradas que hacía el tren y en cada parada pasaba la gente y nos prendían las luces.

Llegando a Madrid, lo primero era comprar los boletos porque al día siguiente nos debíamos dirigir a Barcelona. La compra anticipada de los boletos era por las experiencias anteriores de que no siempre encontramos boleto el mero día y eso implicaba perdernos de viajar a otro destino y “perder tiempo” en un solo lugar.

Al llegar a la estación, lo primero que noté es la gran similitud que tenemos con España. Aunque no queramos, no podemos negarlo; es más, si vinieran naves alienígenas y los habitantes de otro planeta estudiaran las culturas, sabrían con seguridad y casi de manera inmediata que los mexicanos provenimos de los Españoles. Ya los rasgos distintivos de los mexicas o todas las culturas precolombinas solo se nos ha quedado en nuestra apariencia física, pero no así en la cultura. A continuación describo el porqué de estas primeras observaciones.

Mientras que en París, se ven a los policías en buena condición física ya que como parte de sus ejercicios diarios, los ponen a nadar a contra corriente del río Sena. En España, al llegar a la estación de trenes lo primero que vimos fue al policía gordo-panzón que casi ni se mueve (como en México!!).

Mientras que en Holanda la expendedora de boletos de tren era muy guapa y la calidad de atención al servicio fue excelente ya que al mostrar los pases del tren inmediatamente nos buscó opciones y nos vendió los boletos sin ninguna inspección adicional. En España nos toco un señor que al indicar el destino y mostrar los pases del tren, de plano dudó de la veracidad de los pases por sus precios, según él se le hacían muy baratos y comenzó a inspeccionarlos, no sin antes mostrarlos a cada uno de sus compañeros y aún así tuvo que hacer burocracia sacando su manual o un librote en donde creo que tienen registrados todos los precios de todos los pasajes y pases de todos los trenes de Europa. Una vez que corroboró (haciéndonos perder el tiempo por un lapso de 45 minutos) que todo estuvo en orden, procedió a vendernos los boletos. Creo que la similitud con los funcionarios mexicanos es más que evidente.

Ya las mujeres, a pesar de que la mayoría son mucho mas guapas que en México, ya no eran de la belleza que pudimos apreciar en Holanda, Bélgica e Italia. Así que entre nosotros nos decíamos que ya era así como que la preparación mental antes de regresar a nuestro país.

Fue la primera vez que llegamos a un destino en dónde no teníamos reservación de hotel ni nada, con mi guía encontraríamos un hotel barato y cerca de las principales atracciones o por lo menos que estuviera bien comunicado. Y así fue. Encontramos uno muy cerca de la Plaza Mayor y muy barato.


Llegando al hotel nos bañamos y salimos a caminar y conocer los alrededores. Conocimos la plaza, y aprovechamos para comer. Nuestros bolsillos descansaron por que todo es mucho mas barato a comparación con los países que están más al norte. Lógicamente la primera comida, en forma que no podía faltar era una Paella con su vino blanco de la rioja. Muy abundante y muy barato. De igual forma apreciando la belleza de la localidad.


Después de comer, fuimos al conocer el Palacio Real y sus jardines. Muy bonito todo. Pero uno de mis amigos es super fanático del fulbol así que quiso que esa misa tarde fuéramos a conocer el estadio del Real Madrid. Desafortunadamente estaba cerrado hasta el siguiente día. Tuvimos que formular un plan ya que el siguiente día visitaríamos Toledo. Pero fue tanta la insistencia que acordamos salir muy temprano para visitar Toledo y regresar en la tarde para poder visitar el estadio y posteriormente esa misma noche tomar el tren para Barcelona.




Al regresar del estadio ya no pudimos visitar el Jardín del retiro ya que por primera vez en nuestro viaje comenzó a llover. En la noche teníamos que ir a un bar a tomar vino y comer jamón serrano, riquísimo a grado de que no he comido uno similar en México, casi ni salado sabía pero si se identificaba el sabor natural del jamón. Y después de la media noche nos fuimos a dormir para levantarnos temprano el siguiente día.

3 comentarios:

Pleia dijo...

Dices que los alienígenas pensarían que méxico fue fundado por españoles... crees que a lo mejor se puedan equivocar y pensar lo contrario?, ja,ja, mmm... no se
, se vale soñar.

Oye, y de plano somos tan feas aquí en México...? o que onda, ja,ja,ja...

Rox dijo...

PSSS UN DIA EN MADRID! la regastes magistralmente.

Por otro lado, está chido el análisis español-mexicano. Totalmente de acuerdo.

Cuervo del D.F. dijo...

Pleia: Jaja.. me niego a contestar esa pregunta.. porque bien vale la pena par aun post posterior. ;-)

Rox: Así es, mi plan inicial era visitar Barcelona y luego madrid para quedarme más tiempo ahí. Pero por mi amigo ya no pude seguir ese plan. :-(