martes, agosto 04, 2009

Despedida apurada de España.

Debido a la fiesta del día anterior.. y de los días anteriores, no me había dado tiempo de comprar mi boleto de tren para salir esa noche. Aún no me decidía a cual destino. Hice cuentas y sacrifiqué dirigirme a Granada para irme a los Alpes Franceses. En ese entonces le veía más posibilidad de volver a visitar España y ahora si desquitar todo lo que me faltó ver.

Me levanté temprano y no me importó la cruda ni ver nuevamente a mis compañeras de cuarto cambiarse. Me bañé, desayuné y arreglé mis cosas para salir de ahí. Tenía que dejar la mochila en paquetería de la estación del tren y el resto del día lo dedicaría a visitar el Parque Gaudí y en comprar los respectivos souvenirs ya previamente elegidos.

Al salir del Hostal noté que había mas puestos en la plaza y la calle a comparación de los días pasados, no le presté mucha atención y me fui directamente a la estación de trenes. Compré mi boleto y dejé mis cosas en paquetería. Al salir, una vieja me regala una flor!. Yo pues la verdad la cargué pero no sabía bien porqué fue ese gesto. Fui al parque y estuve muy a gusto viendo las formas y arquitectura caprichosa de aquel lugar.



Me tocó por fin ver un pequeño show de baile flamenco (al fin) y ya en la tarde tenía que recorrer los lugares que ya había identificado para comprar los souvenirs. Compré un abanico de madera pintado a mano para la Pocahontas, sabía que la tenía que ver porque regresando del viaje ya tendría suficiente tiempo para estar con ella algunos días.



Mi sentimiento de culpa afloró y pues no solo llevaba regales para mis "amigas", si no también tenía que llevarle algo a mi mamá. Le compré uno de esos "chales" medio finos, negro con flores rojas bordados finamente. El problema estuvo en ir a comprar una playera que ya había visto dos días atrás. Pero nuevamente Murphy no me iba a dejar solo, al regresar me dijeron que ya no tenían.

Pues ya regresé a las ramblas para buscar si alguien más tenía ese diseño. Al ver toda la avenida, de plano ya estaba muy lleno de gente y comenzaron a regalarme publicidad y más flores. En un separador de libros magnético que me regalaron ví que era el festival de Saint Jordi, el patrono de Cataluña, Y todo lo que esta en la avenida era como una feria del libro, de todos los temas y vendiéndolos baratos.

El ver esto, me arrepentí salir esa noche porque se veía que se iba a poner bueno.. Así que gaste tiempo viendo cada puesto, los libros que vendían y las tendencias, había los clásicos que se ven en todos lados y hasta los libros de organizaciones separatistas. En éste último puesto tenías distintos pines con alusión a la ETA, al Che Guevara, a la FARC y lógicamente al EZLN. Afortunadamente llevaba mi pin del EZLN y pues hice trueque con los distintos pines que tenía, me dio 5 (dos de ellos muy bonitos) a cambio del mío. El encargado me preguntó que si había estado en Chiapas y todo eso. Lógicamente para que le pin lo valiera le dije que sí (lo compré en el DF) y fue mucho su entusiasmo así como de algunos curiosos que se habían parado ahí.

Siguiendo con la búsqueda de mi playera, de plano en ningún lado la encontré.. busqué en todos los puestos y los hindúes (que controlan el comercio en la zona) solo me vendían la inche playera el Barca. Ya de plano cuando ví que ya iba tarde compre una medio parecida, ni modo y me fui casi corriendo al metro porque parece que no alcanzaría el tren.

Dos estaciones después, al metro se le ocurre descomponerse, por lo menos ahí si tienen la decencia de avisar que hay alguna descompostura y el tiempo de espera para avanzar es "infinito". Ah!, porque se me olvidaba comentar ese detalle, el metro de allá, en cada estación marca el tiempo que hace falta para que llegue el siguiente metro. Y vaya que es muy preciso, No como el metro del DF que si esta descompuesto, ni quien avise ni mucho menos cuánto se van a tardar.

Salí casi con algo de desesperación y a buscar un taxi, lógicamente no había ninguno disponible, ya cuando casi me estaba dando por vencido, me salió lo chilango y paré a un taxi casi parándome frente a él, me subió y de plano le dije. Le doy el doble de lo que marque el taximetro si me lleva lo mas rápido posible a la estación del tren. Medio de mala gana aceptó porque según ya se dirigía a descansar, pero afortunadamente me llevó, creo que me salió como a 8 euros o algo así.

Me dirigí a paquetería corriendo, me barrí al llegar al locker donde estaba mi mochila. Me percaté que era la hora en punto de salida del tren. La espada que había comprado en Toledo se atoro por un instante dentro del locker, casi rompí la caja que la resguardaba y salí corriendo de ahí para abordar el vagón mas cercano, Al subir, no tardó ni un minuto en avanzar el tren.

UFF.. por segundos y me quedo otra noche en Barcelona, no hubiera sido gran problema pero ya necesitaba moverme, me faltaba conocer muchas otras cosas. Me dirigía rumbo a la hermosa París.

1 comentario:

Pleia dijo...

creo que cuando yo vaya le daré mucho tiempo a españa... tengo muchas cosas que visitar ahi...