miércoles, mayo 07, 2008

Chismes de Pueblo.

Alguna vez cuando estaba en la secundaria se me ocurrió decir que una chavita me gustaba un buen. Es común que a esa edad el chisme corriera tan rápido que ni al terminar esa clase ya todos en el salón lo sabían, y antes de que empezaba la siguiente clase ya casi toda la generación lo sabía. La velocidad que alcanzaba en correr un chisme era impresionante.

Ya dentro de la gran Chilangotitlán, y al pasar los años. Ya no se adquiere tanto valor a los chismes, por lo menos si se platican a los amigos pues nada mas era como algo "informativo" que si el chisme es muy bueno es casi inevitable contarlo a otra persona y al final se queda con que ya la mayoría de tu círculo de amigos lo sabe, menos el que está involucrado en el chisme. Y hasta cierto punto es sano, ya que podríamos saber, por ejemplo, que una persona esta pasando por un momento difícil con la novia y podemos tratarlo con cautela en ese tipo de temas estado frente a él; y no podemos obligarlo a que nos diga lo que pasa, solo si él mismo quiere decirnos (a pesar que nosotros ya lo sepamos) y puede ser que ayude mucho a la persona afectada a discutirlo y sacarlo a flote.
Ahora ya que ando llegando a los treinta… y mis amigos ya sobrepasan los treintas, es realmente penoso saber que se han vuelto demasiado chismosos.

Porque lo digo?, pues resulta que estaba ayer de plano en mi cuarto estudiando y de repente llega mi compañero de casa a reclamar del porqué andaba yo difundiendo un chisme, de que escuché a su noviecita (porque tiene 16 años) gemir en su cuarto!!..

Ja.. yo me quedé con cara de "que pedo?!"… y recordé haber mencionado a otro amigo en una borrachera pero solo dije que llegué a mi casa y los escuché en su cuarto, nada mas!... ya todos sabían que andaba con esta niña y el comentario pues es de lo mas normal.. jamás dije que estaban gimiendo o teniendo sexo y nada por el estilo.

Así que ya pensando un poco las cosas.. sé que ya no estamos en la gran ciudad, estamos en Pueblétaro y creo que ya la gente se desocupa mucho o no tiene ya muchas cosas que hacer que nada mas vigilarse unos a otros y la propagación de los chismes ya es mayor. Porque según esto ya toda la empresa lo sabe!!.. Gracias a esto hay dos lecciones que acabo de aprender.
  1. Jamás volver a comentar algo por mínimo que sea, a nadie. Creo que los demás en vez de madurar de plano han vuelto a tener cerebro de niños de primaria y con esos cerebros ni para decirles nada de nada.
  2. No dejar de estar ocupado. Porque el ocio es lo que provoca que nada mas se anden fijando en otras cosas que ni les importa y sobre todo que vayan de niñas rajonas al involucrado en que dije algo que no dije. Antes, estas personas si tenían cosas que hacer en la ciudad, por lo menos perder el tiempo en el trafico, ahora no hacen ni quieren hacer nada. Solo coger putas y vigilar a los demás.
Ni modo.. A veces entiendo a las mujeres cuando dicen que los hombres somos inmaduros :-s


1 comentario:

Marce dijo...

ohh!! si que tienes razón!!
más con los chismes "informativos" jaja
me gustó mucho lo que escribiste y también la foto!!!
ciao