jueves, mayo 06, 2010

En tiempo en mi vida.


En un universo newtoniano, los movimientos dados por los cuerpos celestes dependen directamente de la masa que tiene y la forma en que interactúa ésta con los demás cuerpos.

Quizá haya sido la época en que se desarrolló la teoría de la gravitación universal, quizá en esa época no se tuviera la necesidad de tener tiempo más preciso como actualmente se tiene.

Ahora sabemos que gracias a Einstein, los movimientos y lo que vemos en el universo dependen también del tiempo, y hasta creo la dimensión Espacio-Tiempo. Esto ha permitido comprender más conceptos aplicándolos a los futuros viajes espaciales o simplemente estar fuera del planeta como es el caso de los astronautas en la IIS.

Desde niño siempre me ha fascinado mirar al cielo nocturno, me ha gustado ver las estrellas y sin proponérmelo también tenía fascinación por los relojes. Desde que tengo uso de razón, no me he podido imaginar mi vida sin tener un reloj que esté todo el tiempo conmigo.

Ahora, en la soledad de la casa, éstos pensamientos llegan en el preciso momento de un atardecer despejado. Imagino que hace frío y me preparo una tasa de café; Dicen que el café debe ser como yo: amargo, concentrado y que se cree una adicción para tenerlo siempre. Aveces me preparo un café capuchino, pero otras veces me preparo un café con leche; como los que preparaba mi tía cuando la visitábamos en aquel bosque frío. Ese clima hacía que el sabor del café con leche fuera inolvidable.

También en ese bosque frío me gustaba mirar mucho al cielo, quizá una de las razones por la que me gusta mas el frío es por que con ese clima veía mucho mejor las estrellas.

De niño no me imaginaba que cunado fuera adulto me dedicaría a la rama de sistemas computacionales; sobre todo que habría un invento llamado “Internet”. Que ahora es la mejor tecnología en cuanto a comunicar cualquier cosa en cualquier parte del mundo. Antes solía jugar comunicándome con mis amigos mediante dos botes conectados con un hilo. Ahora nos comunicamos haciendo uso de textos, imágenes, sonidos y videos.

Por medio de internet he conocido a muchas personas, unas solo llegan de manera esporádica y otras creo han llegado para quedarse. Por ser un medio de comunicación masivo, puedo encontrar a más personas con mis mismos intereses, inquietudes e ideas de los que podría encontrar en el trabajo.

En los momentos en los que me siento algo solo, siempre me encuentro en internet a muchas personas con las cuales platicar y compartir muchas cosas que podemos tener en común. Se pueden llegar a formar comunidades enteras y llegar a una gran cooperación que muchas veces el difícil alcanzar dentro de una empresa.

Me he permitido reflexionar mucho de estos temas, cada experiencia y cada reflexión son tan variadas como los relojes que he tenido, que han sido testigos de las situaciones que he enfrentado y que he gozado, que aveces se vuelven amigos de mi tiempo y otras muchas veces mas los enemigos.

El tiempo sin duda es relativo, cada persona lo puede ver diferente, y como se ha demostrado, cada cuerpo (cada mente) el tiempo pasa de manera distinta.





Nota: Éste fue un texto hecho en una dinámica de un curso acerca de “cambios” dado por la empresa en donde laboro. Consistía en que se nos daba una imagen cualquiera y a partir de ella formar una historia, pasado cierto tiempo, nos cambiaban completamente la imagen y teníamos que continuar escribiendo esa historia ahora incorporando algo referente a la nueva imagen. Así fue con cinco imágenes diferentes escogidas completamente al azar. Ya si había escrito algo en ese curso, pues me da igual ocupar dicho texto en éste post.

1 comentario:

Pleia dijo...

Tienes razón... cuando uno está solo podemos hablar más profundamente con nosotros mismos...
Pero también me he dado cuenta de mis temores más profundos.
Tal vez alguna vez hemos visto el cielo al mismo tiempo. Yo suelo hacerlo cuando necesito despejarme.