martes, octubre 05, 2010

El festejo.


No tengo acostumbrado hacer festejo por cualquier cosa, no festejo mi cumpleaños, ni a veces bodas, XV años, y mucho menos bautizos, primeras comuniones o de plano, para nada, un partido de futbol.

Las veces que si me dan ganas de festejar es cuando gano premios y reconocimientos, o cuando he cumplido una meta personal. A la vista las personas no lo demuestro, pero ya estando solo puedo salir a algún lado y emborracharme como parte de ese tipo de festejos que se obtuvieron gracias a algún esfuerzo, sacrificio y/o resistencia.

Luego veo a otra gente que es idiota, mediocre, malas personas y así se le ocurre realizar un festejo de su cumpleaños!!.. si al contrario, se necesitan menos personas como esa en este mundo y por tanto, no se debería festejar. Peor aún están las familias que, con tal de hacer XV años a una chamaca pueden gastar mucho dinero al grado de endeudarse por muchos años solo por el simple hecho de festejar algo tan común como un cumpleaños!! Y aún así lo festejan!!....

Es por eso que yo no comprendo porque mucha gente (principalmente pejefans) estuvieron siempre a la contraria de no festejar el bicentenario de la independencia de México. Que sabemos que la situación del país está para llorar, que dependemos de Estados Unidos, que las cifras económicas no son buenas, que hay desempleo, que hay guerra, etc. Pues claro!.. y esas cosas siempre las ha habido, al menos desde que yo nací. Y estoy seguro que todos se han reunido y festejado alguna vez en una ceremonia del grito de la independencia. Porqué no festejar cuando se cumple 200 años!!.. es otra cifra más, pero una cifra representativa que motiva a festejarla con todo.

Acaso no festejaron cuando entró el año 2000? Pues ese solo era un año más de alguien que estableció una fecha aleatoria donde comenzara el conteo del primer año. Otros critican mucho el gasto que se realizó, yo nada mas digo que es comparable como los XV años de cualquier chavita de barrio. Y al ser 200 años, yo digo que debió destinarse más dinero como lo hizo Porfirio Díaz y que gracias a todo ese dinero creó íconos tan representativos de nuestro país como el palacio de bellas artes o la columna del ángel de la independencia.

Preferí festejar yo esta fecha que estar festejando a lo pendejo cuando la selección gana algún partido chafa pero que finalmente demostrará su mediocridad al que ya estamos acostumbrados. Así que también gasté mucho para darme el lujo de estar con mi familia en el preciso lugar en donde se festeja ésta fecha. En el mero Zócalo.

Si hubiera querido ir solo, pues nada mas llegaría al zócalo y sin broncas porque estoy acostumbrado a estar entre tanta gente. La cuestión fue que quise ir con mi familia y mi novia. Mi mamá no puede estar en medio de tanta gente por que ya es mayor y sufre de hipertensión, mi novia mucho menos puede por la cirugía fallida de su trasplante de riñón y ahora con el catéter de las hemodiálisis que últimamente ha dado problemas. Así que estuve buscando boletos para algo que ofreciera una vista agradable y con mucha comodidad. Afortunadamente, Angye me pasó el tip de un restaurant en donde vendían boletos para dar el grito desde su terraza a precios “módicos” comparándolos con los que ofrecían los hoteles o demás negocios.

Llegamos desde las 4:30pm a la plancha del zócalo, ya se sentía un poco de emoción porque a esa hora estaba la ceremonia del fuego nuevo y al gente ya comenzaba a llenar la plancha. Por la espera para entrar y distancia que caminamos del metro Pino Suárez al Zócalo, mi novia comenzó a sentirse mal, pero afortunadamente solo bastó con descansar, sentada en el piso, para recuperar fuerzas e ir al restaurante. La terraza esta frente al palacio nacional entre las calles de Madero y 5 de Mayo; una vista privilegiada para el espectáculo que estaba por ofrecernos.

Entramos al restaurante y corroboramos que pusieron gradas para que nadie se perdiera de la vista y dentro estaba todo lo de las bebidas y comidas. Yo me bebí, como buen mexicano, caballitos de tequila, de mezcal y copas de vino mexicano. La comida consistía en bocadillos pero muy bien hechos, no faltaron los pequeños pambazos, las ojaldritas con mole y lo que me gustó por su combinación de sabores fueron eran las chalupas de requesón en salsa de huitlacoche, el pato en salsa de tamarindo y chiles jalapeños rellenos de queso. También hubo camarón con sabores que no pude identificar pero que sí estaban muy sabrosos. Y de postre, panes con dulces de leche y chocolate.

El grito, para decirlo con sobriedad, estuvo POCA MADRE… desde la entrada del desfile de carros alegóricos hasta la finalización de los casi 20 minutos de fuegos artificiales estuvo muy chingón. Creo que ese fue mi desquite ya que el espectáculo fue digno como los de algún juego olímpico. Precisamente, el creador de la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos en Sydney y Beijing fue el mismo que hizo este espectáculo del bicentenario. CHINGONSISISÍSIMO.

Debido a los traumas que he pasado en año anterior y éste, no me arrepentí para nada gastar tanto dinero para poder llevar a mi familia y novia. Me quedó muy claro el grado de incertidumbre que tenemos y que en cualquier momento puede faltar alguien de nosotros, que mejor que tratar de que estemos juntos y disfrutando espectáculos tan chidos si puedo permitirme dar esos lujos que, a la larga, no es nada a tener ese recuerdo y cuando esté viejo y solo, saber que las personas mas queridas estuvimos juntos en una fecha histórica tan importante para México y en el mejor lugar posible.



Fue la primera vez, desde hace muchos meses, que mi novia me dice que al fin me veía contento.


3 comentarios:

Pleia dijo...

Creo que hay muchas cosas donde pienso un poco distinto aunque si podria darte un poquis de razón, ja.
Como bien dije en mi blog, no se q tanto gastaron en una celebracion así, y que habria que conmemorarlo , pues si es importante; y estoy de acuerdo que mucha gente gasta mucho en cosas de las cuales crees que no tienen ningun valor, pero pues vaya... ellos deciden endrogarse por darse ese dia de gusto... En este caso no se que tanto hayan afectado a otras inversiones, no creo que lo hayan tomado de lo que suelen robarnos.
Otra hubiera sido que ese mismo dinero que usaron para el festejo se haya quedado aqui, pero nop, se contrataron empresas extranjeras.
También bueno, fue un buen pretexto para que tu pudieras unirte mas con tu familia y vivirlo al máximo !!! Tal vez pudieras buscar otras actividades para seguirlo haciendo.
Yo no soy tal cual pejefan, pero si lo apoyo en muchas cosas, jajajajaj, me dejarás de hablar, lo se.
Si lo veo particularmente, la verdad me da un chingo de gusto que porfin te haya podido ver feliz. Se feliz amigo, recuerda que la felicidad es una forma de viajar, no un destino. Seamos felices !!!
y te iba a decir mas cosas, pero como interrumpen aqui, se me va el hilo !
ja
SALUDOS

Laura Mendoza dijo...

Solían decirme que yo malgasto mi dinero q no ahorraba y yo les contestaba que no es que tire mi dinero, es q compro experiencias, esa tambien es una inversion.Cierto hay q mesurarse, pero finalmente cada quien tiene prioridades distintas, yo moria porq en mis XV me regalaran un viaje en lugar del sufrido vals y pastel y demas q les llevo un año pagar a mis papas. Por eso ahora q gano mi dinero hago lo q se me plazca.Salu2

Cuervo del D.F. dijo...

Pleia: Naaa... si contrataran empresas mexicanas capaz que todo lo hubieran hecho con futbol y música banda como temas principales ;-)

Laura: Efectivamente, he pensado que al final, cuando uno esté viejo sin poder caminar o tener la misma libertad que tenemos actualmente, lo que más nos va a dar satisfacción será recordar todas las experiencias vividas y con eso nos permitirá morir con una sonrisa. Hay que encontrar un equilibro para darnos oportunidad de gozar esas experiencias sin descuidar totalmente las comodidades que tenemos en nuestro presente :-)