jueves, diciembre 30, 2010

2010: 5 en 1

Pues al fin, el 2010 se acaba y me da gusto. Sentí como si hubiera sido un lustro conglomerado en uno. También envejecí la misma cantidad de años y se me nota mucho. Si alguien no me ha visto desde el año pasado se dará cuenta del cambio. Con decir que ya tengo un bastante de canas.

Las cifras de múltiplos de 10 son las que más fascinación tienen a la mayoría de la gente. En el 2000 me imaginaba muy distinto a lo que sería y lo que estuviera haciendo diez años después. Pero creo que ahora comprendí la frase de “la vida me llevó hasta donde estoy”.

Es fácil decir para algunas personas que la vida la debemos controlar y simplemente es el producto de nuestras propias decisiones. Antes también pensaba así, y es muy válido siempre y cuando tengas salud y no tengan problemas mayores las personas que te rodean (o que te valgan madre). Hace diez años me imaginaba estar trabajando en Canadá, pude haber vivido la época olímpica, desarrollando aplicaciones tecnológicas de vanguardia y otras cosas más. Éste año vi que no se puede hacer mucho con los planes que hago, si no que sólo esperar lo mejor pero prepararme para lo peor.

A principios del año me había hecho los clásicos propósitos siempre con la esperanza de que saldría bien el trasplante que desde hacía 3 años habíamos esperado. En Febrero, pude hacer un viaje con mi novia a Michoacán. Y como cada dos años, me apasioné e hice todo lo posible por ver los Juegos Olímpicos de Vancouver. Todo iba bien hasta ahí, pero en marzo conocí lo que es la desesperación e impotencia al salir mal el trasplante de riñón a mi novia. Toda la esperanza de llevar nuevamente las riendas de mi vida y trabajar en mis planes se fueron por el caño. Ví como Dios se rió de ellos y los tiró a la basura como si fuera una vil toalla femenina de alguna prostituta de la merced. Pero al menos me dejo a ella en este mundo.

Tenerla a ella a que me acompañe por este camino de la vida será más difícil de lo que me pude imaginar. Aún quedan al menos dos operaciones que le realicen antes de que entre al protocolo de trasplante y volverlo a intentar. Eso invalida cualquier esperanza de tener vacaciones, trabajar o viajar en el extranjero, ni siquiera desvelarme con ella en alguna fiesta. Después de ahí, los sucesos del resto del año no me quedan claro, recuerdo borracheras de desesperación solo en casa, mucho llanto, hubo un mundial de fútbol el cuál ganó el que todo mundo sabía que iba a ganar desde un año antes. Estuve sin televisión desde mayo hasta noviembre.

Tuve apoyo de mis amigos y conocí (muy bien) a una “nueva” amiga.
Cambié de casa y estuve viviendo por un mes con alguien que se volvió en una gran amiga. Pero en ese mes me costó mucho el vivir con alguien más. En octubre estuve involucrado en una carambola de 12 vehículos y de la cual estableció el récord en el estado por la mayor cantidad de carros afectados. Dieron por pérdida total mi coche pero yo ví que aún podía ser reparado; es la fecha que aún no me lo entregan.


Ya estoy viviendo en otra casa, tengo nuevos roomies y creo que en el trabajo otra vez me está dando la “oportunidad” de retomar el camino para que los demás les dé coraje cuando yo haga las cosas parecer fáciles y hacer quedar a los demás como retrasados mentales.


Pero afortunadamente hubo cosas buenas para que no se fuera en limpio el 2010. Una de ellas, la primera, fué el gran concierto de Paul MacCartney; al fin tuve la oportunidad de verlo en vivo y cantar las canciones que me han acompañado en más de 20 años de mi vida. Solo fué opacado por un par de idiotas que estaban frente a mi lugar que no dejaban de hablar a pesar de las canciones calmadas que se requiere silencio o cantos a coro.

La segunda cosa buena fué el festejo del Bicentenario de la Independencia de México. Pude comprar boletos para toda mi familia en una terraza que dá al Zócalo. Creo que, si había que celebrar el “cumpleaños” 200 de un país, era sin duda el Zócalo el mejor lugar para celebrarlo. A pesar de todos los gastos de la operación y de los pagos del concierto de Paul McCartney; pude darme ese lujo y que mi familia me acompañara en ese momento histórico. Bueno, estuve en la escolta en la primaria y secundaria, además de tocarme hacer el servicio miliar; algo de patriótico se me tenía que pegar.

La tercera cosa buena, digna de recordarla por siempre fué hecho en éste mes. El concierto de “The Wall” de Roger Waters... el mejor de lo mejor y creo que me echó a perder cualquier concierto venidero porque no le llegará ni de lejos a éste; y lo viví en compañía de mi mejor amiga.

Aún tengo la esperanza de que el 2011 tenga cosas buenas, mejores, o al menos no sea tan malo como el 2010. Estuve a punto de rendirme de todo, es muy difícil trabajar tanto por las cosas que quieres y que al final no sirva de nada por cuestiones que están fuera de mi control. Pero aún no me rindo del todo, aún estoy dispuesto a dar pelea a la vida, solo pido algo de certidumbre para hacer algún plan y seguirlo.


Finalmente escribo las mejores cosas que PARA MÍ fueron las mejores en éste año. Cada cerebro es un mundo, éstas son las cosas que mi cerebro disfrutó y las catalogó como las cosas pequeñas que me dieorn gran satisfacción éste año:


Mejor Libro: Ilión (el asedio y la rebelión)



Mejor Película:
Inception (El origen).



Mejor Canción:
Tiempo de híbridos. (por el Bicentenario)


Su video en youtube, den clic aquí


Mejor Serie de TV: The walking dead.

Yo espero que cada persona que lee el blog tenga una recompensa justa por cada esfuerzo que realice en la vida diaria. Mando un gran abrazo y aún queda ahora un año nuevecito para plantear nuevos retos que sean muy personales y tratar de cumplirlos. Finalmente es nuestra vida y a nadie le va a importar más que a nosotros mismos.


3 comentarios:

gabo dijo...

Los mejores deseos para tí también.

Debería hacer una lista de las cosas buenas y no tan buenas, eso deja ver las razones por las cuales sentirnos agradecidos.

Cuervo del D.F. dijo...

Jejeje.. pues así como lista, se me puede hacer muy extensa, además creo que no recordaría todas las cosas buenas :-s..

Saludos! :-D

Pleia dijo...

Cuando empecé a leer tantas cosas deprimentes, comencé a pensar q realmente estas en severos problemas, ja,ja,ja, afortunadamente llegaron las bunas cosas, aunque eso que dices que no recordarías todas las cosas buenas , tssss.... hay que ponerles mas atención que a las malas, digo, solo un consejo.
Comienza a ser feliz con lo que tienes cuervito, asi te darás cuenta q no necesitas más,
Del libro y la serie, ni idea, lo de la movie, si me pareció muy buena, y la canción, uuuf, si es excelsa como para el año que temrinamos.
abracito!